Redes sociales como Facebook e Instagram o plataformas como Whatsapp, son utilizadas por muchos emprendedores para ofrecer sus servicios o productos.

¿Cuál es la suerte de los emprendedores o de quienes han perdido su empleo tras la cuarentena? Transformarse o cerrar es el dilema que enfrentan los emprendimientos a nivel mundial.

El uso de la tecnología es un gran aliado económico durante el aislamiento y lo será aún más después de la pandemia. “Los emprendedores deberían conocer bien las herramientas que tienen a su alcance para poder hacer negocios, entender que se deben usar canales digitales. Quienes ya tienen empresas deben mover su modelo y aplicar herramientas virtuales”.

Actualmente hay mucho nerviosismo sobre lo que pasará a futuro, los negocios responden a necesidades y muchas de ellas son inmediatas que aún no han sido cubiertas.

Si tu negocio por ahora no camina, entonces muta, mira qué otras cosas puedes hacer. Es hora de alimentarnos con información que permita construir, que busquemos vídeos e información sobre cómo manejar Facebook, cómo vender, qué debo hacer en las redes sociales. Hacer vídeos con el móvil para informar sobre sus servicios”

El aumento del desempleo es evidente. Esta situación negativa obligará a muchos a emprender para mantener a sus familias.

“Van a nacer emprendimientos creando muchas oportunidades para crear pequeñas empresas y autónomos . Ahora, es importante que sean diseñados para durar a largo plazo, porque cuando la economía se estabiliza desaparecen estos emprendimientos y se abandonan grandes ideas” Las circunstancias actuales han empujado a la sociedad, en especial a los emprendedores, al uso de la tecnología.

Dos cualidades esenciales para emprender, reemprender y sobreponerse son la resiliencia, creatividad y la inteligencia emocional.

“Hay que entender que vendrá la etapa poscoronavirus que implicará retos, pero también oportunidades de innovar, repensar todos los modelos de negocios, las necesidades van a cambiar por la nueva normalidad en un distanciamiento social que se mantendrá durante largo tiempo”

Un ejemplo es que en el ámbito educativo se pasó en cuestión de tres semanas de clases 75 % presenciales y 25 % por internet a ser 100 % virtuales.

El marketing digital ya no es una opción, es obligatorio. ¿Cómo publicito el producto o servicio si las personas están en casa?, pues mediante redes sociales o buscadores especializados, de forma gratuita o pagando posicionamiento.